Etiquetas

, , ,

Toru Kamei se inspira en ‘vanitas’, género pictórico que se caracteriza por la representación de objetos inanimados en un interior que, a diferencia de las naturalezas muertas o los bodegones, tiene una intencionalidad moral.´Este tipo de pinturas fueron características de las escuelas holandesas y españolas del s. XVII, y raramente aparecen en otras.

La pasión de Kamei cargadas de simbolismo, junto con su deseo de metamorfosis, provocan un ambiente refinado de tranquilidad y esteticismo. Como si se tratara de cristal, su distintiva técnica de aplicar una gruesa capa de barniz a la superficie de sus cuadros, logra conciliar la imagen dentro de su propio mundo.. Kamei se da cuenta de una nueva modalidad de pintura que supera las limitaciones históricas.

Toru Kamei nació en Tokio en 1976. Se graduó en la Universidad College of Art Nihon con una licenciatura en Bellas Artes y ha expuesto sus obras en la Bienal de Fukushima (2008) y la quinta Bienal de Busan (2010), así como en varias galerías distinguidas de Japón, incluyendo la Galería Naruyama y Galería Gyokuei.

En lo que respecta a sus obras, Kamei dice: “tomo prestado figuras que tienen forma, en un esfuerzo para expresar de forma privada y simbólicamente el mundo del subconsciente, los sin forma de sensaciones, sentimientos y emociones que constituyen el estado de la mente y el espíritu”, y comenta que sus obras son “un escape de la realidad, una desconexión acumulada a la realidad.”

Anuncios