Etiquetas

, , , , , , ,

Durante la más reciente versión de la Stockholm Furniture & Light Fair, la Escuela Textil Sueca realizó una muestra de los trabajos de grado de algunos de sus estudiantes; uno de los proyectos destacados fue el trabajo de Malin Bobeck, una joven estudiante de diseño textil, que se dedicó a investigar cómo intervenir tejidos con luz…

foto12


El punto de partida del proyecto que bautizó Liquid Light, fue una investigación con respecto al tejido en relación con los materiales, las texturas y la luz. Inspirándose en la interacción entre el agua, la luz y los fenómenos que tienen lugar cuando la luz alcanza una gota de agua; Bobeck presentó dos tejidos experimentales que emiten luces. Sin duda un avance importante en el campo del diseño.

Droplet es un tejido Jacquard hecho con fibras ópticas y Pemotex, material que hace que la tela se encoja cuando se calienta dándole volumen; la idea era crear un tejido con muchas dimensiones y ocultar la luz en su interior. Para su desarrollo Bobeck se inspiró en los patrones que forman las gotas de lluvia al caer sobre una superficie. La belleza de Droplet radica en las fibras ópticas que forman grandes bucles en la superficie del tejido; creando así un textil que resulta interesante de ver tanto de día como de noche.

foto21

Flow, por su parte, es una tela transparente tejida sobre un telar de ejes, en el que las fibras ópticas caen a lo largo de la tela formando puntos de luz irregulares. Programando la luz a través de un Arduino, es posible que la fibra óptica se tamice en diferentes formas de azul, creando la ilusión de movimiento. Para esta segunda Malin se inspiró en las gotas de agua cayendo por la ventana. Las telas se hacen por pedido y es posible ordenarlas con luz blanca o también con diodos RGB programables.

foto42

El proyecto de Bobeck es algo totalmente novedoso, que muestra que existe la verdadera posibilidad de combinar los textiles con la electrónica, haciéndolos no solo más llamativos e interesantes, sino también aumentando su valor. Las posibilidades que con este tipo de experimentos se abren son infinitas; pues la combinación entre técnicas ancestrales como el tejido y la tecnología arrojan resultados que pueden ser una alternativa a necesidades cotidianas que hoy en día están siendo cubiertas por recursos de los que dispondremos por tiempo limitado. Por el momento Bobeck quiere llevar su trabajo al contexto del diseño de interiores, por lo que su siguiente paso será exhibir ambas muestras como telas de tapicería para muebles.

foto5

Revista Exclama

Anuncios