Etiquetas

, , , , , ,

Cruzando el puente de Vauxhall, en la orilla opuesta al Parlamento de Westminster, puede verse estos días a los cuatro jinetes del Apocalipsis con el agua al cuello. Si uno espera lo suficiente, hasta que bajen las aguas fluctuantes del Támesis, los cuatro caballos emergerán en la orilla con todo su esplendor de cemento y acero..

14414682339826

Se trata de la última obra de Jason deCaires Taylor, autor de las figuras humanas del Museo Subacuático de Arte en México (MUSA), que ha regresado temporalmente a su tierra natal antes de volver a Lanzarote, donde espera culminar en los próximos meses el Museo Atlántico bajo las aguas de Las Coloradas.

La obra londinense va más allá de todo lo hecho por el eco-escultor británico. No se trata exactamente de obras sumergidas, sino en todo caso semisumergidas y bien ancladas en tierra, para que no se las lleve la corriente. La obra se titula Marea Creciente y juega visualmente a simular una crecida de las aguas en el estuario del Támesis como consecuencia del cambio climático.

«Mi intención ha sido hacer una pieza que se trabajara con la naturaleza y se fundiera con el entorno del Támesis, pero que hiciera también alusión a la naturaleza industrial de la ciudad y a su énfasis excesivo en el trabajo y en la construcción», ha explicado el propio Taylor.

14414681389291

Si nos fijamos bien, las cabezas de los caballos han sido reemplazadas por cabezales de bombas de varilla, usadas para extraer petróleo en tierra. Dos de los jinetes tienen además el sospechoso aspecto de políticos o de hombres de negocio -tanto monta- mirando hacia otro lado y procurando no ver la marea creciente.

La elección de la orilla, a menos de un kilómetro del Big Ben, tiene también una clara intencionalidad política. «Quería crear la imagen del político, enfrente del Parlamento e ignorando el mundo a su alrededor», confiesa Taylor a The Guardian. «Allí están, encima de sus caballos, tomando mientras tanto todo lo que pueden de la tierra».

La obra forma parte del Totally Thames Festival y estará instalada provisionalmente al menos durante un mes. El principal reto, reconoce el ecoescultor, ha sido esta vez idear un sistema de anclaje con acero reforzado en las piernas de los caballos, para evitar que la corriente fluvial se acabe llevando las esculturas.

A tiempo para la Cumbre del Clima de París, Taylor ha querido denunciar así la ceguera y «el estado de loca negación» de los políticos ante el cambio climático, la piedra angular de toda su obra sumergida. Tras la incursión londinense, Taylor volverá a su estudio en Lanzarote para completar sus esculturas, que durarán previsiblemente 300 años bajo el agua y que atraerán a cientos de buceadores.

Jason-deCaires-Taylor-463x308

Sus proyectos de arte público son pioneros como ejemplos de la conservación marina, obras de arte que buscan fomentar la conciencia ambiental y promover el cambio social. Durante el verano de 2014 Jason deCairesTaylor sumergía “Ocean Atlas” en las Bahamas, que es actualmente la más grande escultura submarina única en el mundo..

jason-decaires-taylor-21

Carlos Fresneda

Anuncios