Etiquetas

, , ,

La desertización y la escasez de agua propia de los climas áridos es una constante en numerosas regiones del mundo. Por ello, BMDesing Studios ha diseñado una alternativa arquitectónica muy interesante, que sin duda podría dar forma al paisaje en varias regiones del mundo en unos cuantos años…

tejados_1

Una solución que se materializa en forma de techo cóncavo, con un sistema de doble techo diseñado para recoger y almacenar el agua de lluvia y conseguir la refrigeración natural del edificio.

Con sede en Teherán, Irán, BMDesing Studios elaboró este concepto para la construcción de una escuela primaria en la provincia iraní de Kerman. Teniendo en cuenta el clima árido de la zona, los arquitectos idearon una forma de compensar el consumo de agua en el edificio. El sistema de techo cóncavo, con sus grandes tazones, podría ayudar a la escuela a recoger hasta 28 metros cúbicos de agua de lluvia, contribuyendo perfectamente a su funcionamiento.

tejados_2

En las zonas áridas la recogida de agua de lluvia puede ser bastante complicada, debido principalmente a las altas tasas de evaporación y las bajas precipitaciones. Este sistema de doble techo, que incluye un techo abovedado debajo de un área de captación en forma de cuenco, está diseñado para ayudar a recoger incluso las cantidades más pequeñas de lluvia que se funden en gotas más grandes, lo justo para la recogida antes de que se evapore.

“La capa exterior proporciona sombra adicional para el techo en forma de cúpula, mientras que deja que el aire se mueva y enfríe ambos techos libremente. La cubierta interna en sí está ligeramente abombada, ya que solo una parte del techo en forma de cúpula recibe directamente la radiación solar en cualquier momento”, explica el arquitecto.

Al parecer, un techo cóncavo encima de un techo convexo favorece la refrigeración natural a través del movimiento de la sombra y del viento entre ambos.

tejados_3

El área de captación, en forma de cuenco, está lo suficientemente inclinada para llevar las gotas de lluvia hacia un punto central, donde la lluvia se canaliza hacia un sistema de almacenamiento. Para alojar el sistema de almacenamiento se usan espacios entre las paredes, de manera que ayude a regular también la temperatura en el interior del edificio.

Las ventanas y puertas empotradas, así como un pavimento semihundido, también ayudarían a evitar que el calor se acumule dentro de las estancias. Del mismo modo, además de ser una fuente de alimento, las palmeras datileras contribuirían a dar más sombra al lugar.

tejados_4

Alrededor del 85% de Irán posee un clima árido, semiárido o hiperárido. Por desgracia, todos los años esta zona se expande y los grandes lagos, como el Lago Urmia, han reducido a una fracción de su tamaño, desapareciendo poco a poco. Entre las consecuencias encontramos que miles de agricultores pierden sus puestos de trabajo todos los años y que hay muchas poblaciones que viven con un constante racionamiento de agua potable.

Fuente

Anuncios