Etiquetas

, , , ,

El color blanco resulta de la superposición de todos los colores, mientras que el negro es la ausencia de luz. Una luz blanca puede ser descompuesta en todos los colores por medio de un prisma. En la naturaleza esta descomposición da lugar al arco iris…

ARTt

Una de las mayores confrontaciones que han tenido el arte y la ciencia a lo largo de los últimos siglos es la naturaleza del blanco. Si bien, los físicos tienen una respuesta clara a esta cuestión (consideran al blanco como un ente acromático), entre los puristas de la teoría del color y muchos artistas sigue generando disputas.

Algunos aseguran que al blanco no se le debe considerar como un color ya que no tiene matiz y croma, y por lo tanto no aparece en el círculo cromático. Sin embargo, otros lo defienden asegurando que sin el blanco no existirían los otros colores. Dejando de lado cualquiera de las posturas, no cabe duda de que el blanco es un ingrediente clave para la pintura.

d73bd17b0f9d0fd6181cfd99d8929054

el-“Blanco”-es-un-color-4

Buscando el blanco

En toda la historia del desarrollo de los pigmentos, el blanco siempre ha sido uno de los más difícil de conseguir. Inclusive hasta el siglo XIX solo se podía sacar con unos cuantos minerales. En la antigüedad, el color blanco se preparaba mediante un proceso que consistía en suspender platos de plomo sobre vapor de vinagre, sumergirlos luego en estiércol durante un par de meses y entonces raspar la capa de material blanco que se había formado en su superficie; el proceso se repetía hasta consumir los platos. Este procedimiento para obtener un buen pigmento blanco se usó durante varios milenios. El pigmento en cuestión era el albayalde o blanco de plomo.

Usado desde el siglo III aC., este tipo de blanco fue utilizado a lo largo de los años para pintar casas, crear obras de arte e inclusive hasta en la fabricación del maquillaje. Sin embargo, este compuesto es muy tóxico y en exposiciones altas puede causar la muerte. Pese a que se sabía que el albayalde era perjudicial para la salud, se siguió utilizando porque no existía un sustituto práctico y efectivo. Fue en 1785 cuando el francés Guyton de Morveau creó la fórmula blanco de cinc, sin toxicidad. Era muy útil para pintar cuadros por su consistencia cremosa. Entre 1916 y 1918, químicos noruegos y estadounidenses desarrollaron el blanco de titanio, que resultó ser más  duradero y estable.

Como dato curioso, el dióxido de titanio se ha utilizado desde colorante para alimentos hasta en la pintura del Apolo 11. 

e62565c6195418fd49dcb2f60c023222

1ebb8719b975ad603355dac670c2f31c

Significado en diferentes culturas

  • En Occidente el blanco simboliza la pureza y la inocencia.
  • En Oriente, como China e India, está asociado al luto. El blanco representa para ellos el invierno, estado inactivo o de muerte. Los chinos evitan dormir bajo sábanas blancas porque les recuerda el sudario de un entierro, el cadáver se cubre con una manta blanca.
  • Para los antiguos pueblos Aztecas, el banco era la entrada a lo invisible, el blanco era el color del oeste. Su idea religiosa estaba estrechamente ligada al curso del Sol, por eso, el Oeste era lo contrario al Sol. Para la regeneración del astro los aztecas acudían a los sacrificios con una pluma y sandalias blancas porque “ los aislaban del suelo en el vuelo del alma”
  • Para la cultura Nahua, el blanco simboliza el oeste, lugar de nacimiento y decadencia, misterio del inicio y del fin, la antigüedad y la enfermedad. Quetzalcóatl, era el dios blanco, la luz, la vida, la fertilidad y el conocimiento, creador de todo lo afortunado en la Tierra. En el mito de la creación, Quetzalcóatl, llegó para la separación de la tierra, desde el Oeste y su camino a la Tierra quedó marcado con la forma de una serpiente blanca, la Vía Láctea.
  • En el mundo Andino se trata de un símbolo de fertilidad, de fecundidad y de abundancia de productos de la tierra. En sus rituales utilizaban banderas blancas.
  • En las culturas del Extremo Oriente, el blanco es el color del oeste, del otoño y del elemento metal, representados por el tigre blanco que es a la vez una constelación y un animal mítico.

Las claves del blanco

  • En Occidente el blanco simboliza la pureza y la inocencia. Simboliza también la paz. La paloma de la paz, que simboliza además la reconciliación, se representa de color blanco y sosteniendo una ramita de olivo. Proviene del relato bíblico del arca de Noé, quien para saber si ya era seguro salir del arca tras el Diluvio, liberó a una paloma que regresó trayendo en su pico una ramita verde de olivo, señal de que las aguas habían bajado y que la tierra había reverdecido. Este símbolo data al menos de fines del Renacimiento. Su popularidad se vio reforzada en 1949, que se celebró en París el Consejo Mundial de la Paz, y se promocionó mediante un cartel de Pablo Picasso.
  • En el arte, el unicornio blanco simboliza la castidad de una dama. Esta asociación proviene de la descripción que hacían del unicornio los bestiarios medievales, donde se explicaba que el método para cazarlo consistía en atraerlo mediante una doncella virgen, ante la cual el animal se volvía manso y se adormecía. Otro símbolo de pureza que puede encontrarse en obras de arte es la azucena blanca, a menudo asociada a la Virgen María.
  • El tradicional vestido de novia blanco con velo fue supuestamente impuesto por la reina Victoria en 1840.
  • El interiorismo minimalista recurre frecuentemente al color blanco.

57be615eb5e7cf0b3a47bbb5c73693c8

Regresando al planteamiento de origen sobre si el blanco existe hay que puntualizar que el blanco no es un color, sino que el blanco es el color. Isaac Newton ya lo decía: ‘el blanco son todos los colores’. Y en el arte esta aseveración es todavía más clara. Es difícil imaginar a La Gioconda sin este pigmento. La vida, el brillo e incluso el sentido artístico de la obra necesita del blanco para existir.

Imágenes: Vía Pinterest // Etsy

Anuncios